El Toro Apis

Por Adriana Manrique Madrid
Agosto de 2000

[Mapa]

Este trabajo es un extracto de la Tesis realizada por Adriana Manrique Madrid para obtener la Licenciatura en Historia Universal por la Universidad Nacional Autónoma de México, otorgándosele Mención Honorífica.

  1. Introducción
  2. El culto a los animales
  3. El toro, animal sagrado
  4. El toro Apis
  5. Otros toros sagrados
  6. Animales sagrados
  7. Conclusiones
  8. Bibliografía

Introducción

La historia de Egipto es parte importante en la historia del hombre, el cual de muchas formas se ha visto relacionado con la cultura egipcia, ya sea porque su legado le ha sido transmitido por diversos medios o simplemente por su misterioso encanto, el cual ha dejado sentir su influjo fascinante a través de los siglos.

El pueblo egipcio realizó una serie de obras físicas e intelectuales con la idea primordial de permanecer en conjunción con sus dioses y gracias a su indómita fuerza motriz: sus creencias religiosas, logró trascender en el tiempo, poniéndose en comunión con sus dioses y en comunión con su cosmos, para finalmente lograr la total armonía entre la vida y la muerte.

Uno de los rasgos más sobresalientes e interesantes de su cultura y en especial de su religión, fue el culto que siempre rindieron a los animales, los cuales fueron en todo momento centro de veneración y hasta el final jugaron un papel preponderante. Entre ellos sobresalió en importancia el toro, cuyas connotaciones tanto prácticas como religiosas, fueron de gran importancia para el pueblo egipcio.

El ganado vacuno fue, en los inicios de su historia, el sustento del pueblo, a cuyas expensas pudieron desarrollarse e iniciarse en otras actividades más remunerativas para sobrevivir y para sobresalir. En el aspecto religioso el toro representó en sus principios, la fertilidad y la fuerza y pronto, relacionado y encarnando a diversos dioses, pudo estrechar el vínculo entre estos y los hombres.

Pincha sobre la imagen para ver una descripción

El objetivo de este trabajo es tratar de conocer el culto que los egipcios le rindieron a los animales, en especial al toro y tratar de entender y, tal vez sentir, esa estrecha relación. Viviendo en un mundo en el que el valor dado a los animales es puramente comercial, de diversión y de alimentación, creo que es interesante intentar conocer el por qué fueron tan importantes para los egipcios, no sólo en su vida material sino en su vida espiritual. ¿Qué representaban para el hombre y qué cualidades intrínsecas veían en ellos, qué los hacía especiales? ¿Por qué les dieron un lugar tan importante en su vida y en su muerte?

Los animales, y en especial el ganado bovino, el toro y la vaca, formaron parte integral de su vida; esperamos que con este trabajo podamos entender un poco mejor la razón de esta comunión.

“¡Oh, allí! ¡Oh, allí!

Verifico este -¡oh, allí!- por ti, padre mío

Porque tu no tienes padres entre los hombres,

Porque tu no tienes madres entre los hombres.

Tu padre es el Gran Toro Salvaje.

Tu madre es la Joven Vaca.”

(Pyr.809)

Los comentarios están cerrados