Estela Meternich – La historia de Isis y los 7 escorpiones y protección contra picaduras

Francisco López – Febrero de 2003

Características: Realizada en un único bloque de piedra de color verde oscuro, con una altura de 83.5 cm.
Estado: Perfectamente conservada.
Escritura
: Jeroglífica.
Tipo: Estela protectora y mitológica.
Localización: Metropolitan Museum (NY) (MMA 50.85)
Contenido: La estela se encuentra grabada en su totalidad, con diferentes imágenes y textos de leyendas mitológicas (incluida la leyenda de Isis y los siete escorpiones), e invocaciones contra las mordeduras o picaduras de escorpiones, serpientes y otros animales dañinos.
Época: Reinado de Nectanebo II (360 – 343 a.C), XXX Dinastía.
Procedencia: Desconocida. Fue descubierta el año 1828 en Alejandría. Debe su nombre al Príncipe Klemens Meternich, Canciller de Austria, a quien se la presentó el Vicerey de Egipto Muhammad Ali Pasha.
Traducción: La leyenda de Isis y los Siete Escorpiones.
Imágenes: Imagen del Metropolitan Museum (NY). Pincha en la imágen para ampliar la zona.
Información adicional:

Según una leyenda de lo que podríamos denominar “Primeros Tiempos”, cuando aún La Creación no había sido completada y no se había establecido el orden en el Universo en su totalidad, la diosa Isis, junto a su hijo Horus el Niño, huyó a los pantanos del Delta, ocultándose de su hermano Seth, el asesino de Osiris. Un día Horus fue picado por un animal venenoso y el lamento de Isis provocó que la barca solar detuviese su recorrido. Ra, encargado de velar por la seguridad del niño, envió a Thot a curarle. El dios recitó largos hechizos que devolvieron la vida a Horus, asegurando que esas mismas palabras, que él había recitado, tendrían un efecto similar sobre cualquier ser humano.

Este tipo de estela, conocida como “Cippi de Horus” fue muy frecuente como talismán protector de los hogares contra serpientes, escorpiones o reptiles en general y como método contra sus picaduras. Se realizaban en piedra, con la parte superior redondeada y apoyadas sobre una base. En la parte frontal de la estela se representaba a Horus Niño, desnudo, de pie sobre dos cocodrilos, agarrando con las manos serpientes, escorpiones y otros animales peligrosos. Sobre la cabeza el dios Bes, un genio protector del hogar y la familia. El resto de la estela se grababa con imágenes alusivas a leyendas mitológicas pero sobre todo textos y hechizos contra las mordeduras. A pesar de pertenecer a la Baja Época, las ideas que expresan estas estelas son mucho más antiguas.

La inquietud y el miedo a las criaturas nocivas fue una característica del pueblo egipcio. Ya aparecen hechizos contra ellas, y fundamentalmente contra serpientes y escorpiones, en los Textos de las Pirámides grabados en las pirámides de algunos reyes y reinas a partir de finales de la V Dinastía. Hay estelas de este tipo distribuidas por diferentes museos del mundo, pero sin duda la más importante de todas es la Estela Meternich, descubierta el año 1828 en Alejandría durante los trabajos de excavación que se llevaban a cabo en un antiguo monasterio franciscano, para la construcción de una cisterna. Esta fechada en el reinado de Nectanebo II (Nxt- ¡r-¡bit) (360 – 343 a.C), cuyo cartucho aparece grabado en la base. Debe su nombre al Príncipe Klemens Meternich, Canciller de Austria, a quien se la presentó el Vicerey de Egipto Muhammad Ali Pasha. La estela estuvo en el palacio de la familia Metternich en Königswarth (Bohemia) y en 1927 fue adquirida por el Museo Metropolitano de Nueva York (MMA 50.85), en el que se encuentra expuesta desde entonces. Realizada de una pieza, de color verde oscuro, tiene una altura de 83.5 cm y, según se relata en las líneas 87-88, “fue realizada por Anj-Psemthek, hijo de la señora de la casa Tent-Het-Nub. Él restauró la inscripción tras hallarla en el Templo de Osiris-Mnevis, para mantener vivo su nombre …”

Existe una copia de la estela en el castillo Kynzvart de la ciudad de Lazne (República checa), en la sala dedicada a Egipto, junto con dos sarcófagos de madera con las momias de Kenamón, un sacerdote y guardián de los tesoros de Thutmose III y la de un sacerdote de la XXI Dinastía llamado Pentahut, ambas regalos de Muhammad Ali en 1825.

Bibliografía:

  • Borghouts, J.F. Ancient Egyptian Magical Texts. EJ Brill. Leiden, 1978.

  • Brunner-Traut, Emma. Altägyptische Märchen. Eugen Diederichs Verlag. Munchen, 1963. Existe una traducción al español, de Pablo Villadangos, con el título  Cuentos del Antiguo Egipto, EDAF. Madrid, 2000.

  • Sander-Hansen., Contantin Emil, Die Texte der Metternich-Stele, Analecta Aegyptiaca, Vol. 7, Copenhague, 1956

  • Scott, Nora E., The Metternich Stela, BMMA 9 (1950-1951), 201-217.

  • Sternberg-el-Hotabi, Heike, Die Götterdarstellungen der Metternichstele. Ein Neuansatz zu ihrer Interpretation als Elemente eines Kontinuitätsmodells, GM 97 (1987), 25-70.

  • The Lexikon der Aegyptologie, Vol. IV, cols. 122-124, entrada Metternichstele.

Imagen perteneciente al Museo Metropolitano de Nueva York (Pincha sobre la imagen para ver el original y ampliar zonas)

Imagen perteneciente al Museo Metropolitano de Nueva York
(Pincha sobre la imagen para ver el original y ampliar zonas)

Los comentarios están cerrados