Apofis

El Panteón

Rosa Thode y Francisco López – Enero de 1999

Nombre egipcio: Apep
Nombre  griego: Apofis

La serpiente Apofis atacada por un felino con orejas de conejo Tumba de Inherjani. XX Dinastía

La serpiente Apofis atacada por un felino con orejas de conejo Tumba de Inherjani. XX Dinastía

Gran serpiente o cocodrilo que vivía en las aguas de Nun o en el Nilo celeste; se le designaba despectivamente como Nepai (“El que es como una tripa intestinal”). Era un ser demoníaco y maléfico y  una constante amenaza al orden; representa el mal y la oscuridad; enemigo de los muertos en su viaje al Más Allá; amenazaba con hundir la barca de Ra, bien atacándola o creando bancos de arena para que encalle, o con beberse el Nilo para impedir que la barca solar avance y el sol resucite; aunque Horus y Seth se unían para vencerla logrando matarla y cortarla en trozos, Apofis nunca moría y reaparecía una y otra vez. Cuando ocurría un eclipse, se decía que Apofis se había tragado la barca; por ello recibía el nombre de “Comedor del Asno”, ya que el asno es un animal solar a causa de su gran potencia sexual y aquí representa a Ra. Sin embargo, Apofis es útil a Ra en la medida en que, al escupir llamas como un dragón, puede alimentar las radiaciones solares.

Hija de Neith, según los textos del templo de Esna, nacida de un escupitajo de la diosa sobre las aguas primordiales; sin embargo, en época más antigua, su existencia parece no conocer ni principio ni fin. Apofis hace su aparición en los textos egipcios probablemente por influencia de ideas venidas de Asia; posiblemente sea la Tiamat de las leyendas babilónicas, a quien el dios Marduk venció en el origen del mundo y encadenó en los Pozos del Abismo. Se representaba como serpiente o cocodrilo. En el ritual se quemaba una serpiente de cera, cuya destrucción simbolizaba la conquista del mal; estos actos mágicos se celebraban día a día en el templo de Amón-Ra, en Tebas. Existe un tratado mitológico, “Libro de la destrucción de Apofis”, recogido en el papiro Bremmer-Rind.

 

Los comentarios están cerrados