Apis

El Panteón

Rosa Thode y Francisco López – Enero de 1999

Nombre egipcio: Hapy
Nombre  griego: Apis
Representación: Hombre con cabeza de toro, o toro con disco solar entre los cuernos.

Dios toro adorado desde el Dinástico Temprano en Menfis. En su origen era una forma del dios del Nilo Hapi, y dios de la fertilidad relacionado con la propagación de los rebaños de ovejas y manadas de vacas. También está relacionado con el dios Sol, por lo que llevaba entre sus cuernos el disco solar y, a veces, el ureo. A partir del Reino Nuevo quedó vinculado al dios Ptah, del que era su ba. También estuvo vinculado a Osiris como ba (User-Hapi, o Serapis), así como a Sokar. Era símbolo de la fecundidad del suelo y del poder germinativo y procreador. Nació como fruto de un rayo solar que fecundó a Isis en forma de una vaca. Vivía en los establos del templo de  en Menfis y se le proveía de un harén de vacas sagradas, de un harén de vacas sagradas, que a su vez simbolizaban las 7 Hathor.

Toro Apis transportando a una momia. Los jeroglíficos mencionan el nombre del donante de la estela: Nesamón, sacerdote del dios Montu en Tebas. Estela funeraria. Kunsthistorisches Museum. Viena

Toro Apis transportando a una momia. Los jeroglíficos mencionan el nombre del donante de la estela: Nesamón, sacerdote del dios Montu en Tebas. Estela funeraria. Kunsthistorisches Museum. Viena

En época tardía se convierte en dios de los muertos, llevando al difunto a la tumba y ayudándole y protegiéndole para que éste controle los cuatro vientos del Más Allá. Compartió con el toro Bujis el poder de profetizar, ya que algunas características de su comportamiento podían ser entendidas como signos y dar lugar a múltiples interpretaciones; los autores clásicos nos hablan de predicciones como la de la muerte de Germánico. No todos los toros podían ser adorados como Apis, tenían que tener 29 marcas especiales, aunque las más importantes eran dos manchas, una en forma de buitre, en el lomo, y otra, en forma de escarabajo, en la lengua; otras son las patas de color blanco, al igual que su vientre; la cola debía tener pelos dobles y estar partida en dos; en la frente debía tener una mancha blanca en forma de triángulo o de diamante. En el Reino Nuevo, a su muerte se le embalsamaba y enterraba en el Serapeo de Sakkara; su madre también era enterrada con él. En cualquier caso el toro no podía vivir mas de 25 años. Si alcanzaba esta edad era ahogado . Amiano Marcelino, historiador griego de finales del siglo IV d.C,   relata que el toro siempre debía morir ahogado, ya que como dios que era no podía morir de muerte natural.Cuando el toro moría, el sacerdote de Ptah era el encargado de localizar otro que cumpliese los requisitos. Su ajuar funerario constaba de pequeños ushebtis en forma de vaca. Las sepulturas más antiguas que se han encontrado datan del Reino Nuevo. Había representaciones humanas de los toros Apis que eran una especie de minotauros. En época tardía es asociado a Atum-Ra, como Apis-Atum, y a Horus. Se le dedicaron dos fiestas; una de carácter agrícola, para que los campos dieran sus frutos, en la que el Rey y el toro se asociaban haciendo una carrera, rito de fertilidad consistente en pisotear una parcela de tierra cultivable; este rito fue incorporado a la serie de fiestas jubilares destinadas a regenerar el poder real; y otra fiesta era la visita que Apis hacía a su vecino el toro Mnevis. Su culto fue trasplantado a Alejandría, difundiéndose entre griegos y romanos y llegando a ser uno de los más populares.

Representaba la manifestación en la tierra del dios Ptah y en Menfis era llamado “Primavera de Ptah”. En una estela que actualmente se encuentra en el Museo Vaticano se le presenta como el ka de Ptah.  El texto dice:

“Loado sea tu ka. Ptah tu que te encuentras al sur del muro, dios de bella faz, señor de la vida en la 2 Tierras, tu que das la vida, la salud, la fuerza y el don de una tranquila madurez. ¡Que mis ojos puedan ver siempre tu rostro!, Thot es tu hijo, así como  Apis vivo”

 

Los comentarios están cerrados