Enéada

El Panteón

Rosa Thode y Francisco López – Enero de 1999

Enéada (Pesdyet): El término eneada proviene del griego y se emplea para designar grupos de 9 divinidades unidas, normalmente, por lazos familiares y relacionados todos ellos con la creación. La forman los dioses más antiguos del Panteón egipcio. En Heliópolis es llamada Gran Eneada y se compone de los siguientes dioses: Ra (Atum), Shu, Nut, Isis, Seth, Tefnut, Geb, Osiris y Neftis. Según la teología heliopolitana, al principio existía Nun, el océano primordial, del cual surgió una colina donde Atum-Ra creó la luz; de él nació la Eneada. Ra creó a Shu, el aire y Tefnut la humedad. De estos nacieron Geb, la Tierra y Nut, los cuerpos celestes y de ellos Osiris, dios del Más Allá, Isis, representante de la unidad familiar, Seth, la aridez y el desierto y Neftis, hermana gemela de Isis. Los 5 primeros dioses forman parte de la cosmogonía egipcia como dioses creadores. Los 4 últimos son los antepasados directos de la realeza. También hay una pequeña Eneada, formada en torno a Horus, constituída por dioses que habían sobrepasado los límites de su provincia. Estaba formada por Thot, Maat, Anubis, Jnum y Horus. La Eneada hermopolitana consistía en nueve cinocéfalos que representan a Thot y sus otras ocho divinidades (ver Ogdóada). En Menfis, el creador de la Eneada fue Ptah, identificado con Ta-tenen, de cuya boca salieron Shu y Tefnut. En Karnak se formó otra Eneada, con Montu a la cabeza, que tenía más de nueve dioses.  En general, se subordinaba la vieja Eneada heliopolitana al dios local y se mantenía al resto de los dioses tal y como estaba.

Los comentarios están cerrados