Jonsu

El Panteón

Rosa Thode y Francisco López – Enero de 1999

Nombre egipcio: Jonsu
Representación: Humano con cabeza de halcón y cuarto creciente y disco lunar. Humano vendado con el cetro y el cayado

Dios de la luna adorado en Tebas. En la época predinástica era la representación de la placenta real, como símbolo lunar. Considerado hermano gemelo del rey, quien estaba asociado al sol, la placenta real se asociaba a la luna. Se le denominó “Aquel que atraviesa el cielo” o”El Deambulador”, haciendo referencia a las fases de la luna; viajaba por el cielo en la “Barca de millones de años. Considerado una forma de Thot, fue identificado por los tebanos con el dios-luna Aah, de quien tomó sus funciones y su aspecto. Otras de sus advocaciones son: “El que Aconseja”, ya que era escuchado por todos, incluso fuera de las fronteras, puesto que jefes extranjeros venían a consultar su oráculo; y como “Jonsu niño” se le pedía consejo en caso de enfermedad; la de “El dios que espanta a los espíritus malignos”, ya que expulsaba a los genios y demonios que acechaban al rey. Durante el Reino Nuevo era “el que ahuyentaba a los malos espíritus” y protector de los enfermos; y se le invocaba para protegerse de los animales peligrosos, especialmente de las serpientes, y de los malos espíritus que provocaban toda clase de enfermedades, sobre todo las relacionadas con la demencia.

Durante un tiempo estuvo asociado al toro, representando la fertilidad de la tierra y los nacimientos; se decía que cuando Jonsu hacía salir la luna llena, las mujeres concebían y el ganado se volvía fértil; pero también fue asociado al mundo funerario y los muertos se dirigen a él como “Señor de Annu”. Es el dios titular del mes de Pajon y de la estación de Shemu, que comienza con dicho mes. Hijo adoptivo de Amón y Mut, con los que formaba la tríada tebana a la que accede durante el Reino Nuevo. Formó parte de otras tríadas; en Menfis era hijo de Sokar y Hathor; en Kom Ombo, junto con Sobek y Hathor, y Hathor, era adorado con el nombre de Jonsuhor.

En su forma celeste aparece como hombre con cabeza de halcón, que toma prestada de Horus, con una luna creciente sobre la cabeza bajo el disco lunar. Como dios relacionado con el tiempo lleva en las manos una rama de palmera, que sirve para medir el paso del tiempo. Durante el Reino Antiguo se le representa como un hombre con barba trenzada. En el Reino Nuevo aparece como un hijo real, con trenza lateral y portando el cayado y el flagelo. Como dios funerario lleva la cabeza afeitada, excepto la coleta lateral, el creciente sobre su cabeza y el disco lunar sobre él, vendado como una momia y con el cetro y el mayal, tomados de Osiris. Aparece también sentado en un trono como Jonsu Nefer- Hotep, llevando además el ureo en la frente y la coleta de la juventud; de su cuello cuelga el collar menat  y lleva la ofrenda del ojo en la mano. En un periodo tardío se le ve, como niño, junto a Horus de pie sobre cocodrilos. Durante el Reino Medio fue adorado en Tebas, aunque su asociación con Amón y Mut es del Reino Nuevo. En Karnak, dentro del recinto de Amón, se halla su templo, comenzado a construir por Ramsés III en el Reino Nuevo, sobre un templo originario construido por Amenhotep, hijo de Hapu, y luego terminado en época ptolemaica. En Hermópolis fue llamado Jonsu-Dyehuti (Jonsu-Thot), clara identificación con Thot; también fue adorado bajo esta advocación en Edfú. En Tebas aparece también como Jonsu-Ra y Jonsu-Shu. En Heracleópolis Magna estaba asociado al dios carnero Herishef. También recibió culto en Guebelein, el oasis de Jarga y Sesebi, en Nubia.

En los “Textos de las Pirámides” aparece como encargado de ayudar al rey en la caza y alimentar a los dioses. Jonsu es el dios que viaja por los cielos en su barca.

Los comentarios están cerrados