La Cosmogonía y la Enéada Heliopolitana – Horus y el Sol

 (1) Como punto de partida para entender la cosmogonía heliopolitana, debemos comenzar haciendo un estudio breve del dios Horus “El Distante” (imagen 3.1), una de las divinidades de culto más antiguo en Egipto con mayor número de hipóstasis.

La existencia durante el Predinástico de un número elevado de divinidades con forma de halcón, pudo responder a la observación del halcón peregrino en los cielos egipcios. Este ave destacable por la majestuosidad de su vuelo y por su aparente cercanía con el sol, fue considerado una divinidad y adorado en diversos lugares bajo diferentes epítetos, convirtiéndose en el dios principal a partir del Guerzense o Nagada II. Bajo la Dinastía II sufre una lenta pero eficaz asimilación hasta llegar a confundirse por medio del mito y la magia con la divinidad solar bajo el aspecto de Horajty, fenómeno que le facultó para ascender de rango al ser fusionado con el creador Atum, que a partir de este momento asume elementos que pertenecían al mito horiano. El gran número de dioses halcón y las luchas predinásticas hicieron que éstos fueran fundiéndose y que en las distintas variantes locales se diferenciaran por el aspecto que cumplía el dios y el “título” que llevaba tras su nombre, existiendo entre ellos numerosos puntos en común.

Imagen 3.1. Pequeña figura de Horus de plata con incrustaciones de lapislázuli. Tercer Período Intermedio o Baja

Imagen 3.1. Pequeña figura de Horus de plata con incrustaciones de lapislázuli.
Tercer Período Intermedio o Baja

Situarle en un lugar de origen es comprometido, debido a la profusión de dioses Horus corno ya hemos apuntado, sin embargo podemos aseverar que el Horus más antiguo procede del Norte del país. Se han barajado centros de culto tanto en el Bajo (Delta Occidental) como en el Alto Egipto (en la zona de Hieracómpolis-Edfú)(2) sin que el problema se clarifique. De este modo, podríamos identificar a numerosos centros tanto egipcios como otros de la periferia: Nején (donde absorbió al dios halcón Nejeny), Atribis, Punt, Arabia, Mesopotamia, Tell el-Hisn, etc., aunque este último podría destacarse como centro original de Horus el Viejo. En este trabajo sólo vamos a ceñirnos a aquellos que afectan a la identificación del rey como gobernador y administrador del mundo, al personaje que los textos mencionan como “creado en el mismo caos primigenio, antes de los dioses, el cielo y la tierra” (Pir §1040, §1463, §1466), es decir, cumpliendo una función sincrética: crear una justificación para el reinado del soberano como mantenedor del orden y descendiente, en unos casos, y ascendiente en otros, de los mismos dioses. De este modo, tenemos configurada la imagen de dioses completamente distintos, mencionados en los Textos de las Pirámides y frecuentemente confundidos e interconectados como aspectos de un mismo dios. Dichos aspectos son:

a) Identificación de origen solar con el halcón arcaico “Señor del Cielo”, hijo de Hathor (íntimamente relacionada con Isis) debido a su conexión con la entidad creadora que surca el cielo, cuyos ojos son el Sol y la Luna.

b) Identificación de origen osiriano con Horus “Hijo de lsis” y Osiris nacido tras la muerte de su padre, que sirve de puente y unión entre la Gran Enéada y la Pequeña Enéada de Heliópolis. Ocasionalmente, este dios de origen no solar puede estar confundido con el sol en la juventud.

c) Identificación con los dioses de la Enéada mediante el Horus hermano de Isis y Osiris, concebido de forma mágica cuando sus padres se encontraban en el seno materno de Nut.

d) Identificación de Horus con el rey.

Del mismo modo, y como explicaremos más adelante, debido a especulaciones mitológicas relacionadas con la concepción dual de los egipcios, la presencia de dos divinidades con el mismo nombre, Horus, alberga dos deidades distintas y de procedencia diferente.

Horus se encuentra implicado en el mito heliopolitano del modo siguiente:

Con el Horus “Señor del Cielo” ya tenemos configurada la imagen de una de las primeras divinidades predinásticas, presente en paletas, sellos e inscripciones de las Dinastías Tinitas. Es significativo el hecho de que uno de los nombres más antiguos del rey sea precisamente el “Nombre de Horus” o nombre “Horiano”, documentado desde el reinado de Escorpión y de Narmer que, encerrado en un Serej , , permanecerá en la cultura egipcia hasta el final de la civilización.

Todas las figuras de los distintos dioses Horus que encontramos en Egipto tienen una iconografía similar, aunque en ocasiones hallemos aspectos tan extraños como el de un cocodrilo bajo la personificación del dios que busca los trozos de su padre descuartizado y arrojado al Nilo. Sus formas más comunes son: la apariencia de un halcón, un hombre o un niño (Horus el Niño), que puede tener cabeza humana o de ave y llevar sobre ésta un disco solar (Horajty) o la doble corona. De igual modo existen divinidades que por su aspecto de halcón pueden confundirse (Sokar, Montu, Sopdu, Jonsu… ), debiéndose acudir al texto jeroglífico para establecer su identidad, la cual, en muchos casos, comparte funciones atribuidas en un principio a alguno de los aspectos de Horus.

Como ejemplo gráfico de la gran variedad de divinidades que albergan la figura del halcón Horus, hemos considerado conveniente incluir un sencillo cuadro indicativo:

ALGUNAS DE LAS MUCHAS FORMAS DE HORUS 
Haroeris
HOR-UR
Hr wr

“Horus el grande” (señor de la luz y el cielo”. “El que gobierna con los dos ojos”) es el aspecto combatiente y una de las primeras formas de la divinidad. Presente en los textos de las pirámides. Hijo o esposo de Hathor o de Geb y Nut (según textos) y hermano de Osiris, Isis, Seth y Neftis sus ojos están compuestos por el sol (el derecho) y la luna (el izquierdo). Bajo la forma de Hor-Semsu, es “Horus el Viejo”, mientras que como Hor-Jenti-irti, es identificado con Atum y Shu. Pero enemigo también de los adversarios de Osiris

Harpócrates
HOR-PA-JARD
Hr-p(A)-Xrd
 

“Horus el Joven” o el niño. Miembro de la enéada.

————————-
HOR-JENTI-EN-IRTY
Hr-xnty-n-irty

“El que gobierna sin los dos ojos” (el cielo con luna nueva o en los eclipses).

Harmajis
HOR-EM-AJET
H-m-Axt

“Horus está en el horizonte” (el Sol de la mañana, imagen de Ra) de origen heliopolitano.

————–
HOR-AJTY
Hr-Axty

“Horus el del horizonte” dada la similitud entre este epíteto y el de Hor-em-ajet podría decirse que ambas son distintos caminos para denominar a un mismo dios.

Harendotes
HOR-NEDY-HER-ATEF
Hr-nD-it-f

“Horus vengador de su padre” u “Horus protector” cuyo origen pudo ser Hieracómpolis. Una forma del Horus de Nején

Harsiese
HOR-SA-ASET
Hr-sA-Ast
 

“Horus hijo de Isis” deidad osiriana nacida en la isla de Shemis, tras el asesinato su progenitor presente en los textos de las pirámides. Se confunde casi completamente con Harpócrates.

Harsomtus
HOR-SEMA-TAUY
Hr-smA-tAwy
 

“Horus unificador de las dos tierras”

———————-
HOR-IUN-MUTEF
Hr-iwn-mwt-f
 

“Horus el pilar de su madre”. Forma local de Horus Behedety.

———————-
HOR-BEHEDETY
Hr-bHdty
 

“El de Behedet” una de las formas de Horus el viejo en el oeste del delta, hijo y heredero de Ra aunque no identificado completamente a él. Lucha contra los enemigos del dios solar y se le asimila a Heliópolis. Lleva el titulo del arponeador en numerosas ocasiones.

  • El primer apelativo (en minúsculas) corresponde al nombre griego por el que es conocida la divinidad.

  • El segundo (en mayúsculas), la transcripción del nombre original.

  • El tercero, la transliteración del nombre.

  • El cuarto, el grupo de jeroglíficos que indican la denominación del dios.


1.- Un compendio de los dioses y diosas del Antiguo Egipto puede ser consultado en.: Castel, E.: Diccionario de Mitología Egipcia. Madrid 1995.

2.- Para consultar una visión sobre el origen de Horus ‘Señor del cielo’: M. Gilula ‘An Egyptian etymology of the name of Horus?’ JEA 68. 1.982.

 

Los comentarios están cerrados